INNOVADORES INVESTIGACIÓN Señales viales imborrables y envases de leche biodegradables

14047292833551
El instituto Aido y Provac son los participantes españoles en el proyecto Roadmark

mientras que Aimplas, Almuplas y Aljuán se implican en el desafío de Biobottle

Una investigadora con un ejemplo de botella biodegradable. Una investigadora con un ejemplo de botella biodegradable. EL MUNDO
INNOVADORES Actualizado: 07/07/2014 12:36 horas
0
La reducción de los accidentes de tráfico es uno de los objetivos del programa de seguridad vial de la Comisión Europea: 70 personas mueren cada día en las carreteras y uno de los factores que contribuyen a reducir la siniestralidad es una correcta señalización.

Hasta ahora, las marcas viales más comunes están aplicadas con pinturas especiales. Precisamente con el objetivo de mejorar las propiedades de este tipo de recubrimientos nace el proyecto Roadmark, que desarrollará un nuevo material mineral, antideslizante, repelente al agua, de alta durabilidad y autolimpiable.

El nuevo recubrimiento antideslizante aportará gran durabilidad y adhesión sobre las carreteras, propiedades necesarias para evitar el desgaste al que está sometida la pintura debido al continuo tráfico rodado sobre su superficie.

En este proyecto europeo trabajan conjuntamente el Instituto Tecnológico de Óptica Color e Imagen (Aido); las empresas Progreso y Avance en la Construcción (España), Pavimentos Pre-esforcados Imperio (Portugal), Pavimentos Pre-esforcados Imperio (Israel), Setas Kimya Sanayi AS (Turquia), Chemcolor Barve Laki Kemikalije (Eslovenia); y los centros tecnológicos CENTI (Portugal) y FIDDS (España).

Por otra parte, el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) coordina las investigaciones de siete empresas y centros tecnológicos orientadas a desarrollar nuevos envases biodegradables para productos lácteos. Se trata del proyecto europeo Biobottle, cuyo objetivo es la creación de botellas multicapa y monocapa, así como de bolsas para el envasado de productos lácteos que al final de su breve vida útil no requieran la separación del resto de residuos orgánicos.

En la actualidad, los países europeos son los mayores consumidores del mundo de productos lácteos, con una media de 261 kilos al año por habitante, según la FAO. Esto supone la generación de un volumen muy importante de residuos, principalmente botellas de polietileno de alta densidad. Este material es completamente reciclable, y su gestión postconsumo no debería suponer un problema, pero la realidad es que es un residuo del que solo se recicla entre un 10% y un 15%.

Una de las principales dificultades del proyecto es lograr un material que además de ser biodegradable cumpla los mismos requisitos que los envases convencionales, incluida la resistencia a tratamientos térmicos como los de esterilización o pasteurización. Para ello, se ha previsto modificar los actuales materiales biodegradables comerciales mediante extrusión reactiva.

En Biobottle, junto a Aimplas, están VLB (Alemania), OWS (Bélgica), CNR (Italia), Vizeplas y Espaçoplas (Portugal) y Almuplas y Aljuán (España).

Share Button

Leave a Reply