Contactos

E-mails

ecocultura.tv@hotmail.com

info@ecocultura.tv

Iturbe 1166 Asunción Paraguay – Sudamérica

Teléfono: 021446216 Skype ecoculturatv

 

logoECOredondo copia

Share Button

7 Responses to “Contactos”

  1. RGAllen says:

    Estamos rediseñando la web de ECOTV comunitaria. Pueden seguirnos mientras tanto en Youtube;
    http://www.youtube.com/ecocultura

    En breve novedades en la nueva web.

  2. Les comparto . . .

    UN POQUITO DE SU SER

    “El cielo ante ti se abra, . . . amante de la palabra.”

    Treinta y seis, mil novecientos,
    con sus dones y talentos,
    llegó al mundo ser pensante,
    autodidacta brillante.

    Solo sexto de primaria,
    lectura . . . faena diaria,
    dominó múltiples temas,
    memorizó cien poemas.

    Muy respetable orador,
    excelso declamador,
    ¡di “Los Motivos del Lobo”,
    padre sano, señor probo!

    En el lenguaje, impecable,
    de una dicción admirable,
    varonil voz, gran cantante
    que, bailando, fue galante.

    Esencialmente, un artista,
    que su majestad persista,
    tuvo apego a la madera,
    la honestidad por bandera.

    Con poco se conformaba,
    el tabaco le gustaba,
    un buen trago con amigos,
    ellos mismos son testigos.

    Sin ser santo, hombre bueno,
    capaz, ilustrado, ameno,
    letrado, una enciclopedia,
    su carácter . . . cosa seria.

    Atenea, diosa preclara,
    sabiduría, virtud rara,
    hoy, que se apagó su vida,
    ¡mi conciencia llora herida!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 04 de enero del 2014.
    Dedicado a mi Señor Padre, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
    Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14

  3. ecocultura says:

    excelente poema -realidad-vida. Muy bueno reconocer a los padres. saludos desde Paraguay!!!! exitos al mundo en este 2015.

  4. YO . . . EL LIBRO USADO

    “Soy conocimiento, luz y pensamiento.”

    Orgulloso grito
    mi origen bendito,
    nací en una imprenta,
    sin mancha ni afrenta.

    Deseado, . . . amado,
    salí encuadernado
    del taller, cordial,
    de una editorial.

    Crecí en los estantes,
    baldas, confortantes,
    pasé varios años
    en los entrepaños.

    Anaquel, repisa,
    sin correrme prisa,
    me mostré en vitrinas,
    algunas muy finas.

    Probé aparador,
    también mostrador,
    sabia estantería,
    de una librería.

    Por cierto descuido,
    caí en el olvido,
    sólo, sin respaldo,
    viví siendo saldo.

    En bodegas varias,
    sintiéndome paria,
    estuve apilado,
    dañado, . . . cansado.

    Lleno de pesares,
    conocí bazares,
    anduve en las “ferias”
    de las periferias.

    En tianguis de barrio,
    padecí “mal fario”,
    sentí escalofrío,
    toqué suelo frío.

    Sufrí, cual gusano,
    fui de mano en mano,
    de gente ignorante,
    conducta aberrante.

    “Cháchara”, me dicen,
    “viejo”, me maldicen,
    arrancan mis pastas,
    preciosas y castas.

    Me rompen las hojas,
    que lucen añosas,
    me pisan, me avientan,
    mi ser desalientan.

    Hoy, luzco maltrecho,
    mas no soy desecho,
    aunque estoy “usado”, . . .
    quiero ser comprado.

    Respeto exijo,
    con celo prolijo,
    requiero cuidado,
    ser revalorado.

    Pues, no soy “pirata”,
    de tinta barata,
    cultura contengo,
    a eso me atengo.

    Necesito, urgente,
    por lúcida gente,
    ser reglamentado
    y . . . dignificado.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 15 de octubre del 2007
    Dedicado a mi papá, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-071113112400-14

  5. LA TRAGEDIA DEL MANGLAR

    “El hombre extinguió un manglar, ya pagará su maldad.”

    Fue santuario prodigioso,
    era un bosque pantanoso,
    mezcla de agua, dulce río,
    con de mar, sal de rocío.

    Naturaleza, de luto,
    ecocidio en lo absoluto,
    por la muerte del manglar,
    muy selvático ejemplar.

    La humanidad impasible,
    sin prever lo previsible,
    como si nada ocurriera,
    cual si nada sucediera.

    Los lotes puestos en venta,
    por supuesto, . . . fraudulenta,
    que la inversión, que el turismo,
    siempre salen con lo mismo.

    Todo por un malecón,
    del más corrupto . . . bribón,
    “uso del suelo, urbanismo”,
    ¡Dios bendito, que cinismo!

    SEMARNAT, en la vergüenza,
    FONATUR, que desvergüenza,
    interés, por el dinero,
    ¿qué, el gobierno es usurero?

    Que vendrá la gran derrama,
    económica proclama,
    que la inversión extranjera,
    como siempre se exagera.

    Que no hubo daño ambiental,
    dijera algún tal por cual,
    “solo se impactó el ambiente”,
    creen que el humedal no siente.

    Infinita es la tragedia,
    ¿tal desastre quién remedia?,
    ¿a ecosistema, quién ama?,
    ¿por natura, quién reclama?

    Manglar: árbol retorcido,
    cerebro humano: torcido;
    al caribe mexicano,
    le ha pegado un mal insano.

    Desmontada está la zona,
    cual desierto de Arizona,
    flora, plantas humilladas,
    las arenas desoladas.

    Se ha perdido, así, el vergel,
    arboleda inmensa, fiel,
    por ambición de unos cuantos,
    pasividad de otros tantos.

    Los cocodrilos, iguanas,
    serpientes, aves hermanas,
    han perdido, ya, su entorno,
    devastación sin retorno.

    Más de veintidós hectáreas,
    ocaso de especies varias,
    que quedaron a su suerte,
    la más insensata muerte.

    Aves, crustáceos y peces,
    biodiversidad, reveses,
    la sabana sepultada,
    ya no queda nada, . . . nada.

    ¿Quién protegerá las costas,
    peces, moluscos, las ostras?,
    árboles de agua salada,
    su carta ya estaba echada.

    Muy triste está la marea,
    resignación, ¡qué tarea!,
    Quintana Roo, pesadumbre,
    Cancún, horror, podredumbre.

    La tragedia del manglar,
    el Manglar de Tajamar,
    en el mar azul turquesa,
    queda huella de esta queja.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 27 de enero del 2016
    Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

  6. PLUMA POETICA

    “Fuente del ser más sapiente . . .”

    Cálamo, de hueco pecho,
    grafo, letra, signo estrecho,
    negro, azul, que se desliza,
    con inspiración precisa.

    En las hojas de blancura,
    corre tinta, limpia, pura,
    la escritura es una liebre
    que deja huella indeleble.

    Bolígrafo que le agrada,
    a una mano consagrada,
    versando, con elegancia,
    odas, rimas, consonancia.

    Como las de aquella pluma,
    cuyo estilo no se esfuma,
    esencia, punta bendita
    que, el poeta, necesita.

    Portadora del repuesto
    que estará, siempre, dispuesto,
    a imprimir los pensamientos
    que no se llevan los vientos.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 21 de marzo del 2016
    Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14

  7. felicitaciones por las publicaciones, seguiré leyendo ecocultura.

Leave a Reply